Motoristas con carnet B: ¿están preparados?

Comentarios (0) Noticias Seguros

Las cifras de motoristas con carnet B implicados en accidentes de tráfico con víctimas son preocupantes. Por dicho motivo, organismos e instituciones consideran necesario que, antes de acceder al mundo de las dos ruedas, participen en cursos de conducción segura.

Mientras las matriculaciones de automóviles nuevos se desploman y presentan caídas similares a las registradas al inicio de la crisis económica, el mercado de la moto continúa manteniendo el tipo.

Concretamente, según datos aportados por la Asociación Nacional de Empresas del Sector de Dos Ruedas (Anesdor), entre enero y agosto de 2019 se vendieron 108.656 motocicletas, cifra que representa un incremento del 10,6% respecto al mismo periodo del año anterior. Además, también crecieron las ventas de ciclomotores (+28,5%) y de otros vehículos como triciclos o cuatriciclos (+7,8%).

En cuanto a la distribución por cilindradas, cabe destacar que los modelos de hasta 125 cc son los más demandados en nuestro país, como lo demuestra el que representen más de la mitad de las matriculaciones (53,3%). Algo que no es de extrañar, pues se han convertido en una opción de movilidad urbana que tienen muy en cuenta tanto los propios motoristas como los titulares del carnet B que deciden aparcar su coche y dar el salto al mundo de la moto.

¿Qué motos se pueden conducir con el carnet B?

Ciertamente, estos últimos están aportando su granito de arena para que el sector de las dos ruedas se mantenga en números negros. Y es que una de las ventajas de ser titular del carnet B es que permite conducir automóviles con y sin remolque, microcoches, vehículos especiales agrícolas y no agrícolas y motos. En el caso de estas últimas, el Reglamento General de Conductores especifica que:

  • Las personas que estén en posesión del carnet B en vigor, con una antigüedad superior a tres años, podrán conducir dentro del territorio nacional las motocicletas cuya conducción autoriza el permiso de la clase A1.

Es decir: los titulares del carnet B pueden conducir ciclomotores y motos con una cilindrada de hasta 125 cc, una potencia máxima de 11 kW (equivalente a 15 CV) y una relación potencia-peso de 0,1 kW/kg. Y no sólo eso. Además, también triciclos y cuatriciclos con una cilindrada superior a 125 cc, homologados como tales, y quads.

Motoristas con carnet B: ¿un peligro?

Pero el hecho de poder conducir motos con el carnet B no es sinónimo de saber circular con ellas con seguridad. Es más: muchos automovilistas se aventuran a dar el salto al mundo de la moto sin la suficiente experiencia previa ni con un mínimo de formación. Una decisión arriesgada que suele tener consecuencias negativas…

Así lo han puesto de manifiesto desde la Asociación Profesional de Empresas Formadoras en Seguridad Vial (Formaster) a través de un dato preocupante: el 29% de los motoristas implicados en un accidente de tráfico con víctimas es un conductor con carnet B que circula con una moto de hasta 125 cc. Un porcentaje que se eleva al 39,2% en los usuarios pertenecientes a la franja de edad de 25 a 34 años.

Para Formaster, se trata de datos clarificadores que invitan a reflexionar sobre la necesidad de impartir una formación especial a quienes deseen circular con motocicletas. Al respecto, la asociación observa que el carnet B no ofrece el conocimiento práctico de cómo hay que conducir una moto.

Por el contrario, un aprendizaje específico, basado fundamentalmente en las clases prácticas, propiciaría que los titulares del carnet B realizasen sus desplazamientos en moto con mayor seguridad, se familiarizasen con los riesgos que conllevan las motocicletas y asumiesen las consecuencias de la velocidad y de un accidente en moto.

La DGT apuesta por los cursos de conducción segura

Pero Formaster no es la única organización que apuesta por los cursos de conducción segura. Mediante el grupo de trabajo GT-52, del que forman parte entidades, instituciones y administraciones relacionadas con el mundo de las dos ruedas, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha puesto en marcha una serie de medidas encaminadas a reducir la siniestralidad de los motoristas en las que se contempla la participación en jornadas de formación.

De hecho, el primer apartado del Plan de Medidas Especiales para la Seguridad Vial de Motocicletas y Ciclomotores de la DGT se ocupa de los cursos de conducción segura para motoristas. Y entre las tres medidas propuestas figura la de promover la realización de cursos voluntarios entre los titulares del carnet B.

Por el momento, el plan de la DGT se encuentra en fase de borrador. De ser aprobado, para dar luz verde a las medidas contempladas en él sería necesario modificar la Ley Sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, el Reglamento General de Circulación y el citado Reglamento General de Conductores.

¿Por qué es importante participar en un curso de conducción?

Ya sea de forma obligatoria, como sugiere Formaster, o voluntaria, como propone la DGT, lo cierto es que participar en cursos de conducción segura facilita aprender nociones que ayudan a evitar situaciones de riesgo. Y son especialmente indicados para quienes, como los titulares del carnet B, apuestan por la moto como medio de transporte.

A pesar de que algunos no comparten dicha afirmación, lo cierto es que conducir un turismo no tiene nada que ver con circular en una moto. Sin experiencia previa, antes de subirse en un escúter o una motocicleta se debe confiar en centros de formación acreditados y ponerse en manos de profesionales cualificados.

En primer lugar, en un curso de conducción segura los titulares del carnet B podrán familiarizarse con la seguridad pasiva de los conductores de moto: el equipamiento. Y aprenderán que el factor de protección de la equipación específica de motoristas es muy superior al de las chaquetas, los pantalones, los guantes y el calzado de calle.

Y una vez en la pista dinámica, los monitores les enseñarán a adoptar una posición correcta encima de la moto, detener el vehículo tanto en superficie seca como deslizante, girar en zonas con poco espacio de maniobrabilidad, trazar curvas, etc. En definitiva, todo lo necesario para que los titulares del carnet B que acceden al mundo de las dos ruedas puedan conducir con seguridad en el tráfico real.

¿Cómo elegir una escuela de conducción?

Respecto a cómo debe elegirse una escuela de conducción, si bien es cierto que el precio puede influir en la decisión final, lo recomendable es ponerse en contacto con sus responsables y resolver cualquier duda antes de formalizar la participación en un curso:

  • ¿Hace cuántos años que inició su actividad? ¿A qué colectivos imparte su formación?
  • ¿Qué cursos de conducción segura conforman su oferta? ¿Imparte una formación específica para los titulares del carnet B?
  • ¿Cuánto tiempo duran los cursos? ¿Qué clases y ejercicios incluyen?
  • ¿Dónde están y cómo son las instalaciones en las que se realizan los cursos de conducción segura?
  • ¿Qué medidas se toman para garantizar la seguridad de los participantes? ¿Los alumnos tienen que ir equipados correctamente? ¿La escuela proporciona protecciones adicionales para las clases prácticas?
  • ¿En el precio del curso de conducción se incluye algún tipo de seguro?

Motoristas formados, conductores más seguros

Sin duda, la moto es protagonista de la nueva movilidad y ahorra tiempo y dinero a sus usuarios en los desplazamientos urbanos. Ello ha animado a muchos titulares del carnet B a dejar su coche a buen recaudo y apostar por el mundo de las dos ruedas.

Pero acceder a un nuevo medio de transporte puede salirles caro. Por ello, y de cara a reducir las cifras de siniestralidad aportadas por Formaster, es necesario que antes participen en un curso de conducción segura. Solamente así podrán disfrutar de su nueva compañera de aventuras con seguridad.


Artículos de interés relacionados:

Xenasegur, especialista en seguros de moto

¿Qué seguros contratan los motoristas?

Seguro de moto a todo riesgo: ¿por qué contratarlo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *