¿Cuáles son los elementos de seguridad activa de una moto?

Comentarios (0) Noticias Seguros, Xenasegur

moto circulando por una carretera con paisajes nevados. El motorista lleva el equipamiento de invierno adecuado

Sin duda, la seguridad activa ha marcado un antes y un después en el sector de las dos ruedas. A través del presente ‘post’, repasamos los principales ‘ángeles de la guarda’ que contribuyen a que el de los motoristas sea un colectivo más seguro.

A la hora de hablar de los elementos de seguridad activa de una moto, conviene viajar al pasado para ser conscientes de su evolución. Y ello nos lleva, inevitablemente, a los orígenes de la motocicleta, que algunos historiadores sitúan en el período 1867-1869. En aquellos años, el estadounidense Sylvester Howard Roper desarrolló un velocípedo a vapor. Y casi a la par, en el Viejo Continente se creó un vehículo similar, obra de los franceses Pierre Michaux y Louis-Guillaume Perraux.

Pero, a pesar de tan significativos inventos, parece claro que la creación de la moto debe atribuírsele a Gottlieb Daimler. En abril de 1885, el ingeniero, constructor e industrial alemán patentó un motor monocilíndrico de cuatro tiempos. Y meses después acabó montándolo en la denominada Reitwagen, considerada la primera motocicleta de la historia. O, al menos, su embrión…

¿Qué diferencias hay entre seguridad activa y pasiva?

Desde la aparición de aquellos primigenios e inseguros inventos, las motos han evolucionado mucho. Especialmente, en lo relativo a la seguridad activa. Para quienes no estén familiarizados con ellos, se trata de los sistemas cuyo fin es evitar que, en la medida de lo posible, se produzca un accidente de circulación. Desde los neumáticos hasta los grupos ópticos, nos ocuparemos de ellos en el presente post.

Los elementos de seguridad activa deben diferenciarse de los de seguridad pasiva, encargados de proteger a los motoristas cuando la seguridad activa no puede evitar un siniestro. Básicamente, hablamos del casco obligatorio y de la chaqueta, el pantalón, los guantes y la botas con protecciones. Un equipamiento al que muchos usuarios suman el chaleco con airbag, un auténtico salvavidas.

¿Cuáles son los principales elementos de seguridad activa?

Volviendo al inicio del presente post, desde la creación de la Reitwagen hasta nuestros días, la evolución del sector de las dos ruedas ha sido espectacular. Especialmente, gracias a la electrónica, en los últimos años. Tanto es así, que las motos actuales cuentan con numerosos elementos de seguridad activa:

  • Neumáticos. Allá por 1888, el escocés John Boyd Dunlop patentó el neumático con cámara de aire. Desde entonces se han desarrollado todo tipo de cubiertas: sin cámara de aire, radiales, antipinchazos, con tecnología bigoma (de dos compuestos), etc.

    Actualmente, los fabricantes diseñan neumáticos para todos los segmentos de moto. ¡Y cada vez son más seguros! Algo de agradecer teniendo en cuenta que son el único nexo de unión entre el vehículo y el asfalto y que pueden evitar un accidente de tráfico.
  • Sistema TPMS. Son las siglas de Tire Pressure Monitoring System, un sistema que alerta a los motoristas si la presión de los neumáticos no es la correcta. Junto al estado de la cubierta y la profundidad del dibujo de la banda de rodadura, la presión de los neumáticos es esencial para circular en moto con seguridad.
  • Sistemas ABS y CBS. Continuando con el denominado triángulo de la seguridad vial (neumáticos, frenos y suspensiones), entre los elementos de seguridad activa no podían faltar el sistema antibloqueo de frenos (ABS) y el sistema de frenada combinada (CBS).

    En función de la cilindrada, estos sistemas forman parte del equipamiento de serie. Y su función es similar: reducir la distancia de frenado, facilitar que al tirar de frenos se pueda cambiar de dirección y contribuir a que el vehículo no se desestabilice durante dicha maniobra.

    En el caso del ABS, la electrónica ha posibilitado que haya evolucionado hacia el Cornering ABS. Se trata de un sistema antibloqueo cuyo fin es evitar la pérdida de control del tren delantero al frenar en curvas.
  • Suspensión electrónica. Todo un invento, sobre todo para quienes no están familiarizados con los reglajes manuales de las suspensiones (precarga del muelle, comprensión y extensión). Hoy en día, el ajuste electrónico de la suspensión es un sistema inteligente que adapta la amortiguación, de manera automática, al estado del piso y la forma de conducir. Lógicamente, el resultado es un comportamiento de la moto mucho más estable y seguro.
  • Control dinámico de tracción. Al igual que el ABS, se sirve de unos sensores para actuar. Como revela su denominación, su función es evitar que la rueda trasera pierda adherencia o derrape. En algunos controles dinámicos de tracción, el piloto puede seleccionar su modo de respuesta (más o menos intrusiva). Y, como sucede con el ABS, hay sistemas optimizados para evitar pérdidas de tracción en curvas.
  • Sistema anticaballito. También conocido como sistema antiwheelie, modifica la entrega de potencia al detectar que la rueda delantera se levanta del suelo, evitando los temidos caballitos. Habitual en el mundo de la competición, suele formar parte del equipamiento de las deportivas de calle de mayor cilindrada.
  • Modos de conducción. Cada vez hay más motos cuyo equipamiento de serie incluye diferentes modos de conducción que adaptan las prestaciones del vehículo al tipo de pilotaje y las condiciones del asfalto. Los más habituales suelen ser Road y Rain para conducción en carretera y sobre superficies mojadas, respectivamente. Y también hay modos Sport (conducción deportiva) y Off Road (tramos de tierra).
  • Embrague antirrebote. Hasta hace unos años, estaba reservado a las motos más exclusivas. Pero como otros elementos de seguridad activa, se ha ido generalizando. El embrague antirrebote ayuda a que no se bloquee la rueda trasera al reducir de marcha, evitando así sustos y/o caídas.
  • Amortiguador de dirección. Convencionales o electrónicos, los amortiguadores de dirección se encargan de absorber golpes bruscos y rebotes. Y evitan el temido shimmy, que provoca una pérdida del control de la moto y una disminución de la capacidad de frenada.
  • Asistente de arranque en pendiente. Como otros elementos de seguridad activa, este avance fue estrenado previamente en el sector del automóvil. Con esta función es más sencillo parar una moto cuesta arriba y volverla a arrancar. Es especialmente útil si el vehículo está muy cargado y es de gran ayuda para evitar caídas.
  • Tecnología LED. Cuando se habla de seguridad activa, los grupos ópticos suelen ser los grandes olvidados. Sin embargo, ¡también pueden evitar un accidente! En las motos, de las bombillas incandescentes o halógenas se ha pasado a la tecnología LED, que ofrece un mayor y mejor campo de visión para el motorista. Y no menos importante, posibilita que este último sea más visible para el resto de usuarios de la vía.

    En materia de iluminación, algunas motos equipan luz autoadaptable en curvas. Y entre los últimos avances destaca la luz de láser, capaz de duplicar el haz de luz y con una vida útil mayor.

Seguro de moto con cobertura de Accidentes del Conductor

Sin duda, los elementos de seguridad activa de una moto son auténticos ángeles custodios para los motoristas. Innovaciones que, en muchos casos, logran el objetivo para el que han sido desarrollados: evitar accidentes de tráfico. Sin embargo, teniendo en cuenta que influyen numerosos factores, a veces, desafortunadamente, acaba produciéndose un siniestro.

Consciente de ello, Xenasegur, especialista en seguros de moto a la carta, facilita que los motoristas puedan ampliar las garantías de la modalidad contratada con coberturas opcionales. Entre ellas, la de Accidentes del Conductor.

Los mediadores interesados en recabar más información y ofrecer los seguros de moto de Xenasegur, gestionados junto a la gran aseguradora europea L’Équité, pueden contactar con la agencia de suscripción a través del formulario de contacto. Asimismo, tienen a su disposición el teléfono de atención al mediador 902 010 160 (de lunes a viernes en horario de 9:00 a 18:30 horas) y la dirección de correo electrónico xenasegur@xenasegur.es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *