Todas las claves de la formación de los mediadores de seguros

Comentarios (0) Formación

En el blog ya hemos visto las diferencias entre un agente de seguros y un corredor de seguros, entre un agente vinculado y un agente exclusivo o entre un auxiliar externo y un auxiliar asesor.

Xenasegur, especialista en seguro de motos para corredores, te ofrece ahora un repaso a los requisitos académicos que se exigen para ejercer cada una de estas profesiones.

La ley encuadra las profesiones del mundo del seguro en tres categorías: Grupo A, B y C. Estos niveles segmentan a los profesionales de acuerdo a la responsabilidad que adquieren en su trabajo. Y, por supuesto, determina unas condiciones mínimas de formación a cada uno de ellos.

El Grupo A encuadra a los corredores de seguros y agentes de seguros vinculados. Para acceder a él es necesario acreditar un título de bachillerato o equivalente. El curso de formación, de 500 horas, prepara a la prueba de aptitud o examen que anualmente convoca la Dirección General de Seguros a través del Consejo General de los Colegios de Mediadores de Seguros. En 2012, las pruebas se realizarán en Madrid, A Coruña, Sevilla, Barcelona y Valencia siempre que haya un mínimo de 25 personas inscritas; y en Palma de Mallorca y Tenerife si se inscriben al menos 15 alumnos.

El objetivo de este programa de formación es “dotar de las habilidades competenciales que permitan gestionar las actividades de mediación”, explica la Dirección General de Seguros. Estas actividades pueden resumirse en la celebración del contrato de seguro o reaseguro y la asistencia en la ejecución de este contrato, “en particular en caso de siniestro” y atención al cliente, añade la Dirección General.

El curso del Grupo A se compone de ocho módulos, que abordan desde temática general de sector del seguro, hasta las ramas de especialización, derecho mercantil, derecho financiero, contabilidad y normativa europea.

El Grupo B comprende a los agentes de seguros exclusivos y la nueva figura del auxiliar asesor. Para poder cursar la formación es necesario acreditar un título de educación secundaria o equivalente. El curso, de 200 horas, abarca conocimientos generales en materia de seguros y otros más específicos por ramos de actividad (hasta 25 tipologías) que se impartirán dependiendo de los productos que se vayan a comercializar.

Por último, el Grupo C agrupa a los empleados y auxiliares externos. El curso de formación es de 50 horas, con contenidos muy básicos sobre el mundo del seguro, el marketing, la informática y la gestión comercial. Habilidades todas ellas necesarias para desarrollar las funciones auxiliares de captación de clientes y trámites administrativos.

Eso sí, los profesionales del Grupo B y C están obligados por ley a seguir cursos de formación continua y reciclaje. En concreto, 60 horas lectivas cada trienio para los trabajadores el Grupo B y 30 horas cada trienios para las personas del Grupo C. Además, estas actividades deben ser presentadas en una memoria trienal por parte de las entidades, corredores o agentes para los que trabajan.

Estos cursos de reciclaje abordas temáticas tan dispares como el marketing, las ramas de especialización del seguro, la fiscalidad, la protección de consumidor, la prevención de blanqueo o las matemáticas financieras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *