Cómo mantener tu casco de moto en buen estado

Comentarios (0) Consejos Xenasegur

Por lo general, la vida útil de un casco de moto oscila entre tres y cinco años. Durante dicho periodo, conviene limpiarlo regularmente siguiendo unas pautas determinadas y tener en cuenta una serie de consejos para evitar su deterioro.

Casco de moto (istockphoto)

Una vez más, en Xenasegur, especialistas en seguros de moto y quad para corredores y mediadores, hablamos del mantenimiento del casco de moto, un elemento obligatorio que debe limpiarse periódicamente, algo esencial para que esté siempre en buen estado.

Tal y como quedó de manifiesto en el artículo ¿Cuándo se debe cambiar de casco?, este complemento tiene fecha de caducidad. Al respecto, algunos expertos recomiendan cambiar de modelo en un periodo de entre tres y cinco años, si bien el mismo puede variar en función de los materiales empleados para su fabricación y, no menos importante, de factores como la frecuencia de utilización, el trato o cuidado que ha recibido, su mayor o menor exposición al calor o el frío, etc.

En esta ocasión, vamos a ocuparnos del mantenimiento del casco y, de manera especial, de su limpieza tanto exterior como interior. El mantenimiento es vital para garantizar una óptima visibilidad que, a su vez, redundará en una mayor seguridad. Y por lo que respecta a la limpieza, no debemos olvidar que el sudor provoca mal olor e incluso deterioro de la espuma, que, a su vez, puede acabar generando ácaros que hagan del cuero cabelludo su hábitat natural.

 

Limpieza del interior del casco de moto

Ya que nos referimos “a lo que no se ve”, comenzaremos el proceso de limpieza del casco por esa parte. En la actualidad, la mayoría de los modelos del mercado cuenta con interior desmontable y lavable. Una vez separado el guarnecido, lo más aconsejable es introducirlo en un cubo o barreño –nunca en la lavadora– y, una vez empapado, lavarlo a mano con agua tibia y jabón neutro utilizando para ello una esponja suave con el objetivo de no dañar el material. Si es la primera vez que se realiza esta operación, a muchos sorprenderá la suciedad que puede acumularse en las carrilleras y en el acolchado superior. A la hora de secar, conviene no exponer las partes directamente al sol ni muy cerca de una fuente de calor.

Continuando con la limpieza del interior, otra solución es realizarla sin desmontar las piezas. Para ello, se comercializan aerosoles que, además de limpiar, desinfectan y neutralizan los malos olores. En este caso, conviene leer las recomendaciones del fabricante de cascos, así como la fórmula del spray, con el fin de no deteriorar la espuma.

En lo referente a la periodicidad de la limpieza interior del casco, lo suyo es realizarla a fondo, al menos, cada seis meses.

 

Limpieza del exterior del casco de moto

En cuanto al exterior, sobre todo si el casco se utiliza con frecuencia o se realiza un viaje de largo recorrido, lo más probable es que esté “forrado” de mosquitos. Para deshacerse de ellos, un buen remedio es cubrirlo con una toalla, mojada previamente en agua templada o caliente –a una temperatura no superior a 30 grados–, y dejar que actúe durante unos minutos. De esta forma, los insectos reblandecerán y podrán quitarse más fácilmente con una bayeta humedecida. Y al igual que hemos hecho con el interior, para darle lustre, lo más indicado es emplear agua y jabón neutro. Y continuando con los remedios caseros, un cepillo de dientes ayudará a liberar las rendijas de las tomas de aire. A continuación, la calota ha de secarse con un paño limpio.

Como sucede con el acolchado, en el mercado existen espumas de limpieza activa que garantizan la eliminación de insectos, suciedad, grasa, etc. Nuevamente, es aconsejable leer con atención las indicaciones tanto del fabricante de cascos como del producto adquirido para evitar que el espray pueda dañar la pintura o, peor aún, las propiedades de la superficie. En todo caso, si se opta por esta solución, siempre se ha de utilizar una gamuza que no provoque arañazos.

 

Limpieza de la pantalla

Esto último es igualmente importante en lo que a la pantalla se refiere. Una vez más, el agua y el jabón neutro representan la mejor solución para liberarla de suciedad y mosquitos. Y su limpieza ha de realizarse con sumo cuidado con el objetivo de no rayarla, puesto que los arañazos merman la visibilidad, sobre todo de día si el sol está de cara o de noche en condiciones de lluvia. En caso de desmontarla por completo para dejarla “como nueva”, también hay que ser meticuloso a la hora de volverla a encajar.

Tal y como sucede con las partes mencionadas anteriormente, para la visera existen productos específicos de limpieza. Pero en ningún caso se puede aplicar un limpiacristales doméstico, puesto que se “come” las propiedades antivaho de la pantalla y es posible que llegue a mermar su elasticidad; de ser así, correría serio riesgo de agrietarse.

 

10 consejos para alargar la vida útil del casco de moto

Una vez más, recordamos que si bien un casco no dura eternamente, del uso y tratamiento que le des dependerá que tengas que cambiarlo antes de tiempo. Por ello, si quieres alarga la vida útil del tuyo, toma nota de los siguientes consejos:

1.- Para comenzar, si lo que quieres es conservarlo durante varios años porque, por ejemplo, luce la decoración de tu piloto favorito, no lo dejes “anclado” a la moto en una vía pública, ya que, la climatología extrema puede acelerar su deterioro.

2.- Al hilo del punto anterior, una opción es guardarlo en una maleta lateral o en el baúl trasero. Pero recuerda que los portaequipajes también pueden ser objeto de interés para los ladrones. Así pues, lo mejor es que lleves el casco contigo, ya sea en una bolsa de tela o en una mochila específica.

3.- En este último supuesto, aprovecha para guardar los guantes en la mochila y nunca dentro del casco. Por muy cuidadoso que seas, podrían ensuciar el acolchado interior o impregnarlo de mal olor.

4.- Si has transportado el casco personalmente, cuando llegues a la moto no lo cuelgues del manillar o el retrovisor. Y mucho cuidado también si, antes de ponértelo, lo dejas sobre el asiento o el depósito. En caso de caída, podría sufrir un impacto considerable que te obligase a cambiarlo.

5.- En el supuesto anterior, o después de sufrir un accidente, haz que tu casco sea revisado por un centro especializado o el propio fabricante para verificar si sigue conservando los mismos estándares de seguridad.

6.- Como hemos comentado durante el presente artículo, el casco debe limpiarse siguiendo las instrucciones del fabricante y evitando aquellos productos que puedan dañar la calota, la pantalla o el interior.

7.- Si montas en moto diariamente, limpia el casco con frecuencia para evitar que los insectos queden “incrustados” en la calota. Esta operación también deberás realizarla después de un viaje de largo recorrido y para quitar el polvo o el barro si practicas trial, motocross o enduro.

8.- Después de una jornada lluviosa, al llegar a tu domicilio pásale un paño limpio y deja que se seque, con la pantalla abierta, en una habitación a temperatura ambiente. No emplees un secador ni lo arrimes a estufas, radiadores, chimeneas, etc., para no deteriorar los pegamentos que se utilizan en su fabricación.

9.- Llegado el momento de guardarlo, procura que esté dentro de un armario, con su funda y boca arriba, apoyado sobre una base cómoda. Debe estar alejado de envases que contengan gasolina, pintura sintética o disolvente para que el olor no quede impregnado en el interior.

10.- Recuerda que el casco es obligatorio por ley y un auténtico “salvavidas” en caso de caída. Y aunque existen modelos aptos para todos los bolsillos, procura no escatimar en su adquisición. Elige el adecuado en función del uso que le vayas a dar –de tipo “jet”, abatible o integral– y, a ser posible, de un fabricante que te ofrezca garantías. Así te durará más y te brindará una mayor protección.

 

También te puede interesar:

 ¿Deberían ser obligatorios otros complementos de motos además del casco?

 El casco de moto: partes principales y homologaciones

¿Cuándo se debe cambiar de casco?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *