¿Qué hacer en caso de robo o pérdida del móvil?

Comentarios (0) Consejos Xenasegur, Noticias Seguros

Si nos roban o perdemos nuestro móvil, hay servicios que nos facilitarán localizar o bloquear el dispositivo. Pero si este es de uso profesional, tendremos que asesorarnos para saber si su desaparición puede afectar a los datos personales de terceros. En este post te aportamos consejos sobre cómo actuar en caso de robo o pérdida del móvil. Sigue leyendo:

Robo o pérdida del móvil

Como ha quedado de manifiesto en el post “¿Es aconsejable asegurar un smartphone?”, el móvil se ha convertido en nuestro mejor aliado y principal dispositivo de conexión a Internet por delante del PC y la “tablet”. Y no solamente para nativos digitales como los “millennials” o los integrantes de la generación Z.

Cada vez son más las personas mayores que se sirven del smartphone para estar en contacto con familiares y amigos. Tanto es así que los fabricantes de terminales y los desarrolladores de aplicaciones, conscientes de ello, han concebido productos específicos que faciliten el uso del dispositivo y sus servicios a quienes, por edad y hábitos, están menos familiarizados con las nuevas tecnologías.

Se calcula que en el mundo hay cerca de 8.500 dispositivos conectados a Internet, de los cuales más de la mitad (en torno a 4.850 millones) son smartphones. Móviles que se utilizan para realizar llamadas telefónicas de carácter personal o profesional, estar al día de las últimas noticias, enviar correos electrónicos, mandar mensajes de texto a nuestros contactos, compartir fotografías, vídeos o audios…

Sobre esta última utilidad, recientemente nos sorprendió lo que le aconteció a un niño argentino de 11 años. Durante un trayecto junto a su abuela hasta una entidad bancaria, el pequeño perdió su smartphone. Hasta aquí, el suceso no parecía tener nada de novedoso. Lo que realmente conmovió es saber que el dispositivo contenía fotos, audios y vídeos de su madre, que había fallecido meses antes víctima de un cáncer. En un emotivo mensaje a través de la televisión y las redes sociales, el niño hizo un llamamiento público con el objetivo de que quien encontrase el terminal le hiciese llegar, al menos, los recuerdos guardados de su madre fallecida.

¿Cómo actuar en caso de robo o pérdida del móvil?

Sin duda, casos así ejemplifican el trastorno que puede llegar a suponer que perdamos o nos roben el smartphone. De ahí la importancia, como exponíamos en el citado artículo, de asegurar nuestro dispositivo, ya que las coberturas incluidas en las garantías del fabricante y comercial son limitadas.

Ante la pérdida o robo del teléfono móvil, no sería extraño que tuviésemos un ataque de pánico o una crisis de ansiedad. Y comenzarían a surgir algunas preguntas: ¿cómo podré recuperar el smartphone?, ¿qué sucederá con los datos almacenados en él?, ¿qué pasará si alguien logra desbloquearlo y realiza llamadas telefónicas al extranjero o intenta acceder a mi cuenta bancaria?, etc.

Ante situaciones así, desde la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI) del Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) nos brindan una serie de valiosos consejos que debemos poner en práctica en el supuesto de ser víctimas de robo o haber perdido el teléfono móvil:

¿Cómo localizar el dispositivo?

En primer lugar, tendremos que intentar localizar nuestro smartphone. Para ello, los sistemas operativos cuentan con servicios de búsqueda que pueden sernos de utilidad: Encuentra mi dispositivo, en Android, y Busca mi iPhone, en iOS.

Si creemos que el teléfono se encuentra cerca de nosotros, la función “Reproducir sonido” hará que el terminal suene a todo volumen durante 5 minutos para facilitar su localización (aunque esté en modo silencio o en vibración).

¿Podemos bloquear el smartphone?

Sí. Gracias a los servicios de búsqueda es posible, y recomendable, bloquear el teléfono para proteger los datos que contenga. Y también para indicar a quien lo encuentre que el dispositivo no se puede reactivar sin nuestra contraseña.

Además, se puede añadir un mensaje o número de teléfono a la pantalla de bloqueo para facilitar su devolución. Pero cuidado: la OSI nos alerta de que debemos ser cautos con los mensajes que recibamos, ya que podrían tener asociado algún tipo de fraude.

¿Es posible borrar los datos del dispositivo?

Así es. Es más: si no tenemos muchas esperanzas de recuperar el smartphone, desde la OSI nos aconsejan borrar sus datos de forma remota. Gracias a esta opción incluida en los servicios de búsqueda podremos eliminar toda la información del móvil, aunque no es seguro que hagamos lo mismo con los datos contenidos en la tarjeta SD.

¿Nos puede ayudar la operadora de telefonía?

Si lo solicitamos, nuestra compañía podrá bloquear la tarjeta SIM del teléfono para evitar que otras personas realicen llamadas o consuman datos. Una vez bloqueada la tarjeta SIM, es posible que el servicio de búsqueda no funcione.

Si es un robo, lo mejor es denunciarlo.

Ante el robo de un smartphone, la OSI recomienda denunciarlo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Y para ello, tendremos que saber cuál es el identificador único (IMEI) del terminal. El mismo está reflejado en una pegatina con un código de barras de la caja de embalaje del teléfono.

Si hemos contratado un seguro para el dispositivo que incluya la cobertura de robo, es importante conservar el resguardo de la denuncia para poder presentárselo a la entidad aseguradora.

Además, tanto el IMEI como la denuncia nos serán de utilidad si solicitamos a nuestra operadora de telefonía que bloquee el smartphone para evitar que se utilice con otra tarjeta SIM.

¿Qué debemos hacer si el teléfono es de uso profesional?

Como hemos visto, la pérdida o robo de un teléfono móvil puede convertirse en un auténtico quebradero de cabeza. Pero si el dispositivo es de uso profesional, pertenece a un mediador de seguros –por ejemplo– y contiene datos personales de terceros, la cosa se complica. En ese caso, podríamos estar hablando de una brecha de seguridad. Al respecto, desde la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) recuerdan que:

  • “Se entiende por brecha de seguridad o violación de la seguridad de los datos personales todo aquel incidente de seguridad que provoque la destrucción, pérdida o alteración accidental o ilícita de datos personales transmitidos, conservados o tratados de otra forma, o la comunicación o acceso no autorizado a dichos datos”.

Si un mediador de seguros pierde o le roban su smartphone, es de vital importancia que de inmediato lo ponga en conocimiento de la entidad (o entidades) con la que colabore, la correduría para la que trabaje o su asesor en materia de protección de datos. Una vez en conocimiento de los profesionales, serán estos últimos los que determinen si el caso ha de ser tratado como una brecha de seguridad y si la misma constituye un riesgo para los derechos y libertades de las personas físicas.

Si fuese así, el artículo 33 (Notificación de una violación de la seguridad de los datos personales a la autoridad de control) del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) establece:

  • “La obligación por parte del responsable del tratamiento de los datos de notificar a la autoridad de control competente (AEPD) cualquier brecha de seguridad, sin dilaciones indebidas y en todo caso en un plazo máximo de 72 horas.”

Y, adicionalmente, el artículo 34 (Comunicación de una violación de la seguridad de los datos personales al interesado) añade:

  • “Cuando la brecha de seguridad entrañe un alto riesgo para los derechos y libertades de los titulares de los datos, además de la comunicación a la autoridad de control (AEPD), el responsable del tratamiento deberá comunicárselo a los afectados”.

Conviene tener presente que no comunicar una brecha de seguridad puede considerarse una infracción grave que conlleva multas administrativas sumamente elevadas. Por ello, es aconsejable proteger nuestro smartphone con medidas de seguridad robustas, contratar un seguro adicional y ser precavidos para evitar perder el dispositivo o que caiga en manos de los amigos de lo ajeno. Y no menos relevante: estar bien asesorados en materia de protección de datos para no incumplir la normativa.

RGPD: ¿Qué es la responsabilidad proactiva?

¿Qué es un Delegado de Protección de Datos?

BYOD: ¿qué riesgos entraña?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *