Primeros auxilios tras un accidente de moto: ¿qué hacer?

Comentarios (0) Consejos Xenasegur

*Los siete primeros minutos después de un accidente en moto son clave.

*Los pasos a seguir son los siguientes: proteger, alertar y socorrer.

*Los primeros auxilios han de prestarse con conocimiento y serenidad.

Imagen de motoristas conduciendo en una carretera. | Pixabay

Ir en moto es uno de los mayores placeres que se pueden disfrutar en carretera, siempre y cuando actuemos bajo la máxima de la prudencia y la seguridad. Un accidente sucede en cuestión de segundos, sin apenas dar tiempo para reaccionar.

Los siete minutos posteriores son críticos. Por ello, debemos actuar con rapidez y recordar que podemos salvar una vida, si prestamos los primeros auxilios con conocimiento y serenidad.

Si vemos inevitable la caída, es fundamental que tomemos conciencia de lo que va a suceder, echemos mano de todo nuestro aplomo y la “planifiquemos”. Como primer paso, debemos desviar la mirada de árboles, coches u objetos próximos que impliquen peligro y buscar el lugar más seguro para caer.

Lo más conveniente en estos casos es directamente soltar la moto. Así, evitaremos lesiones en las muñecas y el grave riesgo de quedar enganchados a la máquina y ser arrastrados.

 

Proteger, alertar, socorrer

En caso de accidente, lo más sencillo y útil es recurrir al llamado “Protocolo PAS”: Proteger, Alertar, Socorrer. Estas tres acciones resumen lo fundamental que debemos saber.

Proteger. Si nos hemos caído, debemos resguardarnos, hacernos un autodiagnóstico y tomarnos nuestro tiempo para levantarnos, asegurándonos de que no tenemos daños importantes.

Después, lo mejor es aparcar la moto en lugar seguro, ponernos el chaleco reflectante y señalizar la zona con el triángulo. Si no lo tuviéramos, podemos hacerlo con una lata u objeto visible. La clave ahora es mantener nuestra integridad y no provocar más accidentes.

Alertar. Una vez hayamos señalizado el área y estemos seguros de que ya no corremos peligro, debemos llamar al 112 o número de emergencia, facilitándoles la mayor información posible para agilizar nuestra localización.

Socorrer. Si es otra persona a quien tenemos que auxiliar, evitemos moverla y démosle contención. Lo principal es ayudar y no hacer daño. Si pensamos que las lesiones son graves, debemos volver a llamar a emergencias, explicando en detalle lo que vemos para que envíen la ambulancia mejor adaptada.

También te puede interesar:

Conducir de noche en moto: los mejores consejos

¿Cómo ayudar a un herido?

La primera medida de auxilio ante un herido es comprobar su estado y medirle el pulso, evitando moverle. Nunca debemos, bajo ninguna circunstancia, quitarle el casco.

Si resulta imprescindible retirarlo de la vía, lo mejor es cogerlo por los brazos y los pies, el llamado “puente”. Para ello, necesitaremos a dos personas, pero es algo que debemos hacer solamente si es estrictamente necesario.

Como siguiente paso, debemos tapar al herido, aflojarle la ropa y ponerle una manta térmica o, en su defecto, una chaqueta o prenda similar. Si nos encontramos con una herida abierta, debemos intentar cubrirla con un trapo limpio o gasa estéril y agua oxigenada, que ayuda a higienizar.

Si se trata de un miembro roto, procuraremos inmovilizar la zona durante unos minutos con palos u objetos que cumplan esa función, hasta que llegue la ambulancia. Lo importante es, en todo momento, mantener la calma.

Más información: 

Dirección General de Tránsito (DGT)

Comportamiento y primeros auxilios (DGT)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *