Fake news: ¿cómo detectarlas?

Comentarios (1) Consejos Xenasegur

Fake news y bulos

La difusión de fake news para influir en las conductas de los ciudadanos se ha convertido en una preocupación global. Pero poniendo en práctica unos consejos, y utilizando una serie de herramientas, es posible detectarlas.

“Wikileaks confirma que Hillary Clinton vendió armas al ISIS”, “El Papa apoya la candidatura de Donald Trump”, “Un astrónomo británico descubre vida en la Luna” o “Los pelirrojos naturales están en peligro de extinción” son un ejemplo de las muchas fake news que circulan por páginas web, redes sociales y servicios de mensajería instantánea.

Nos referimos a noticias falsas que, tal y como esclarece el “I Estudio sobre el impacto de las fake news en España”, están presentes diariamente en ámbitos como el político o el empresarial. En el caso del sector asegurador, ¿qué sucedería si alguien se inventase un bulo para desacreditar a una compañía y lo difundiese en las redes sociales?

Ya se sabe: una mentira repetida mil veces se convierte en verdad. Por lo tanto, esa noticia falsa podría causarle un daño reputacional muy grave a la entidad aseguradora, que perdería credibilidad ante sus colaboradores y clientes. No es de extrañar, pues, que en los departamentos de Seguridad Corporativa de muchas empresas estén tomándose muy en serio el fenómeno de las fake news.

¿Cuál es el origen de las fake news?

Un fenómeno, por cierto, nada reciente. Así lo afirma el periodista y escritor José Manuel Burgueño en su interesante y documentado artículo Fake news, un fenómeno nuevo con siglos de historia”. El autor recuerda que, siglos antes del nacimiento de Cristo, el estratega chino Sun Tzu consideraba que el engaño era “el arte de la guerra”. Y ya en el siglo I, el poeta romano Virgilio se refería al rumor como “la más veloz de las plagas”.

En la Revolución Francesa, las noticias falsas allanaron el camino de María Antonieta a la guillotina. Años después, John Adams, segundo presidente estadounidense, no pudo repetir mandato al ser acusado, entre otras cosas, de querer instaurar la monarquía en el país. A finales del siglo XIX, la prensa norteamericana alimentó el rumor de que el hundimiento del acorazado “Maine” fue causado por un ataque español. Tampoco era verdad. Y así podríamos continuar hasta hoy…

¿Hasta qué punto nos creemos las fake news?

Volviendo al “I Estudio sobre el impacto de las fake news en España”, el informe pone de manifiesto que el 60% de los españoles cree saber detectar noticias falsas. Pero lo cierto es que el 86% de los consultados reconoce tener dificultades para distinguir entre una noticia falsa de una verdadera.

Y si bien es cierto que muchos encuestados afirman que las fake news no tienen consecuencias en su vida, resulta preocupante que el 30% manifieste que las noticias falsas le hayan ocasionado discusiones con familiares y amigos, problemas laborales o emocionales, etc.

Más alarmante aún es que el 4% de quienes han contribuido a la elaboración del informe no tenga reparos en admitir la creación de noticias falsas. Fake news que en unos casos fueron difundidas sin malicia o por pura diversión. Pero en otros sí tuvieron un objetivo, ya fuese un interés concreto (negocio, marketing, etc.) o hacerle daño a alguien. Al respecto, desde la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI) nos recuerdan que:

  • El objetivo principal de las fake news es la desinformación, el engaño y la manipulación de la audiencia, así como desprestigiar o enaltecer a personas o instituciones con el fin de obtener, por ejemplo, ganancias económicas con la visualización de la información, ya que cada vez que se hace clic se generan ingresos.

¿Es posible detectar las fake news?

Pero, ¿hasta qué punto es posible detectar las fake news? Al formularles la pregunta “¿Cuál es el principal motivo por el que sabe distinguir una noticia falsa?”, estas fueron las respuestas de los encuestados para la elaboración del “I Estudio sobre el impacto de las fake news en España”:

  • La irrealidad del contenido (29,6%).
  • El medio en el que aparece publicada la noticia (26,9%).
  • Titulares demasiado alarmistas, ridículos o improbables (17,9%).
  • Quién es el autor de la noticia (7,7%).
  • Contrastar/verificar la información (5,8%).
  • Sentido común, lógica, cordura (3,1%).
  • Otros motivos (5,7%).

En este sentido, la OSI nos invita a hacernos una serie de preguntas para intentar distinguir las fake news:

  • ¿Qué nos dice nuestro instinto? ¿La noticia nos resulta sospechosa? ¿Es demasiado oportuna para ser cierta?
  • ¿Cuál es la fuente de la noticia? Si no la podemos confirmar, debemos empezar a desconfiar.
  • ¿Quién firma la noticia? ¿No la firma nadie? Si tiene autor, una buena medida es investigar su perfil en Twitter, Facebook o Instagram.
  • Si la noticia se ha difundido en las redes sociales, ¿se trata de una cuenta reconocida o una de la que nunca hemos oído hablar?
  • ¿La noticia contiene errores ortográficos? Estos últimos suelen ser frecuentes en Internet al primar la inmediatez sobre la calidad. Pero si existen es otro motivo para sospechar.
  • Además, la OSI recomienda realizar una búsqueda rápida en Internet para comprobar si la noticia que despierta nuestra desconfianza ha sido publicada por medios fiables y con cierta reputación online.

¿Existen herramientas para identificar las fake news?

Y junto a lo anterior, hay herramientas que nos pueden ayudar a identificar las fake news y a estar al día de las noticias falsas. Entre las existentes, podemos destacar:

  • Maldito bulo. Es una de las más conocidas. Puede instalarse como una extensión en el navegador, nos alerta si visitamos un sitio web poco fiable y desmiente los bulos que se difunden.
  • VOST. Entre otros, los equipos de voluntarios digitales en emergencias (VOST, por sus siglas en inglés) tienen como objetivo detectar y neutralizar bulos y rumores en materia de protección civil y emergencias.
  • El Tragabulos. Quienes tengan una cuenta de Facebook podrán conocer cuáles son algunos de los bulos que circulan por Internet y las redes sociales.

Fake news: consejos básicos

Por todo lo expuesto, está claro que siempre han existido las noticias falsas. Pero en la actualidad, en un mundo que se mueve a una velocidad vertiginosa y en el que todo se propaga rápidamente, la difusión de fake news para influir en las conductas de los ciudadanos se ha convertido en una preocupación global.

Para finalizar, y a modo de resumen, desde la OSI nos animan a seguir los siguientes consejos:

  • Contrastar la información y no divulgar noticias falsas, ya que algunas pueden generar situaciones de riesgo.
  • En caso de tener alguna duda, lo mejor es solicitar ayuda y consultar a entidades de confianza.
  • Finalmente, es muy importante mantener actualizados nuestros dispositivos. Deben contar, al menos, con un antivirus para evitar infecciones en caso de resultar víctimas de una noticia falsa en forma, por ejemplo, de una notificación en la que nos informan que hemos sido ganadores de un concurso. Conviene tenerlo en cuenta.

Artículos de interés relacionados:

Ciberseguridad: cómo influye el factor humano

Ciberamenazas 2019: predicciones

Ciberriesgos en las pymes: ¿cómo prevenirlos?

One Response to Fake news: ¿cómo detectarlas?

  1. Rafa dice:

    Un artículo muy interesante y que sirve para abrir los ojos al personal… Tan desconfiados que somos para algunas cosas y tan crédulos que somos para otras, especialmente si nos llegan vía Internet o aplicaciones de mensajería de amigos o grupos de trabajo… Ojo al reenviar ciertos mensajes, no seamos tontos útiles… Que no nos utilicen de correo de transmisión de las fake news!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *