Cómo elegir un seguro de moto acorde a tus necesidades

Comentarios (0) Consejos Xenasegur

Si vas a estrenarte en el mundo de las dos ruedas y no tienes muy claro qué tipo de póliza suscribir, te ayudamos a familiarizarte con la oferta del mercado. Además, es importante que te pongas en manos de profesionales que conozcan el sector y diseñen un seguro personalizado acorde a tu perfil y posibilidades económicas.

Artículo seguro de moto: un hombre frente a un ordenador en su escritorio.
Desde Xenasegur, especialistas en seguros de moto y quad para corredores y mediadores, te ayudamos a conocer las coberturas más habituales para ti y tu vehículo. Es importante tenerlas en cuenta antes de suscribir una póliza, tanto como ponerse en manos de compañías o agentes que sepan del sector y diseñen un seguro que se ajuste a tu perfil y presupuesto.

Si eres de los que se estrena en el mundo de las dos ruedas y no tienes muy claro qué tipo de seguro te conviene, toma nota de cuáles son las modalidades y coberturas existentes, desde la básica (obligatoria) hasta la de todo riesgo.

* Responsabilidad civil (obligatorio). Circular sin este seguro puede conllevar una sanción de hasta tres mil euros e incluso que el conductor deba hacer frente a un juicio legal en el supuesto de verse involucrado en un accidente. No “protege” al usuario de la moto ni a su vehículo, pero sí cubre (aunque de forma limitada) los gastos derivados de los daños, personales y materiales, que se puedan ocasionar a terceros. Además de ser obligatorio, te conviene si tu presupuesto es muy bajo o circulas por zonas de poco tráfico y riesgo.

* Responsabilidad civil (voluntario). Complementa al anterior e incrementa la partida económica destinada a sufragar los daños a terceros. De esta manera, estarás más tranquilo en el caso de tener que afrontar indemnizaciones elevadas.

* Conductor. No olvides que el de los motoristas es considerado un colectivo vulnerable. Por ello, ante un posible accidente, no deberías escatimar llegado el momento de suscribir una póliza. Es importante, pues, que la cobertura contemple asistencia médico-farmacéutica y hospitalaria, así como indemnizaciones por invalidez o fallecimiento, aunque ello signifique pagar algo más.

* Defensa jurídica y reclamación de daños. Como su nombre lo indica, asegura defensa jurídica en caso de accidente (también pago de fianza y gastos judiciales) y reclamación de los daños y perjuicios ocasionados al conductor, el ocupante y la moto.

* Asistencia en carretera. Si tienes pensado realizar viajes con tu nueva “compañera”, debes tener en cuenta esta cobertura. Lo lógico es que se preste desde el kilómetro cero; esto es, desde tu domicilio (en todo el ámbito de la Unión Europea y países mediterráneos). También se han de valorar cuestiones como la reparación de la moto in situ, el desplazamiento del vehículo a un taller especializado y, en caso de que permanezca inmovilizado durante más de 24 horas, que la aseguradora se haga cargo del alojamiento de los ocupantes en un hotel o su traslado al lugar de destino. Y no menos relevante: que dicha prestación se realice durante los 365 días del año.

* Robo. Cada año se “mueven” de sitio miles de motos en nuestro país. Por ello, no está de más informarse, hacer un esfuerzo económico y ampliar la cobertura del seguro con una específica de robo e incluso de incendio.

* Todo riesgo. Si la moto es nueva y su adquisición ha supuesto un esfuerzo económico, lo lógico es contratar un seguro a todo riesgo. Es la opción más cara, pero también brinda la cobertura más completa. En función de la aseguradora, puede incluso ampliarse con servicios extras, como la reposición del equipamiento, en caso de quedar dañado en un accidente, o la cesión de un vehículo de sustitución.

 

Consejos para elegir el seguro de moto

Una vez familiarizado con los tipos de seguros y sus coberturas, llega el momento crucial: suscribir una póliza. Para ello, no está de más que valores estos cinco consejos:

* Las prisas, malas consejeras. En la actualidad, gracias a las posibilidades que brinda Internet, se puede suscribir una póliza en apenas unos minutos. Pero es aconsejable tomarse un tiempo, valorar detenidamente qué tipo de cobertura se desea y, por último, estudiar con calma lo que ofrece cada compañía. Una decisión sopesada nos evitará sorpresas llegado el momento de recurrir a la aseguradora.

* Lo barato puede salir caro. La actual coyuntura económica ha propiciado que el consumidor valore hasta el último céntimo invertido. Al respecto, los precios de algunas pólizas resultan, ciertamente, muy atractivos y asequibles. Pero, a veces, lo económico puede acabar pasando factura. Ante tanta oferta “tentadora”, tal y como indicábamos en el punto anterior, lo mejor es no precipitarse.

* Elegir una compañía solvente. Aseguradoras hay muchas, pero no todas ellas prestan la misma atención a los motoristas. Por lo tanto, es importante contar con el asesoramiento de profesionales que conozcan el sector. Y, de paso, recabar opiniones de otros usuarios: sus experiencias pueden servir de ayuda para hacerse una idea de si una compañía merece nuestra confianza.

* Asesoramiento profesional. En el caso de carecer de tiempo para analizar la oferta de las compañías aseguradoras, una buena opción es acudir a un corredor o mediador de seguros especializado. Partiendo del perfil y necesidades del usuario, se encargará de realizar una prospección del mercado y elaborar un estudio personalizado. Así, detallará al consumidor qué incluye cada póliza, qué especifica la “letra pequeña” y cuál de las propuestas ofrece la mejor relación calidad-precio.

* Atención al cliente. Por último, es importante informarse de qué tipo de atención al cliente ofrece la aseguradora. Si la póliza se suscribe a través de un corredor o mediador, él nos despejará cualquier duda. Pero si se contrata online, conviene asegurarse de que la compañía responderá puntualmente a la llamada del usuario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *