Viajes en moto: ruta de las Hoces del río Duratón

Comentarios (1) Rutas en moto

Una vez más, gracias a nuestros viajes en moto nos adentramos en tierras castellano-leonesas para realizar una ruta. En esta ocasión, completamos cerca de 120 kilómetros desde Segovia hasta el Parque Natural de las Hoces del río Duratón.

Viajes en moto por Segovia (B. Valadés)

Desde Xenasegur, especialistas en seguros de moto y quad para corredores y mediadores, seguimos proponiendo viajes en moto que permiten descubrir el vasto patrimonio de nuestro país. En esta ocasión nos adentramos en la provincia de Segovia.

Carreteras secundarias, naturaleza, cultura, gastronomía… Sin duda, los viajes en moto proporcionan una gran sensación de libertad y, además, permiten disfrutar de un país tan diverso como España. Por eso, como hemos comentado en otros artículos, no es necesario hacer una ruta al fin del mundo ni acumular miles de kilómetros para esbozar una sonrisa mientras se lleva a cabo un recorrido, solo o acompañado, a lomos de nuestra querida compañera de aventuras.

En esta ocasión, tras realizar la ruta de los castillos de Segovia, hemos vuelto a decantarnos por la provincia castellano-leonesa para realizar un itinerario que nos llevará hasta el Parque Natural de las Hoces del Río Duratón, en el que, comentaba el desaparecido cantautor, escritor, político y viajero José Antonio Labordeta, “el silencio debería ser su único sonido”.

Y es que, ciertamente, viajar en moto posibilita dejar atrás el ruido y el estrés de las grandes ciudades, sumergirse en un universo en el que los laberintos de calles son reemplazados por montañas, praderas o páramos, en el que las grandes edificaciones dan paso a otras que atesoran decenas o centenares de años, en el que la comida rápida es sustituida por manjares tradicionales…

Viajes en moto: de Segovia a Valsaín

Para iniciar la presente ruta elegimos la monumental Segovia, cuyo casco histórico y el emblemático acueducto romano, seña de identidad de la ciudad, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1985. En su pasear por la localidad en la que Isabel I la Católica fue proclamada reina de Castilla, al mototurista le sorprenderá la catedral de estilo gótico tardío, el imponente Alcázar levantado sobre el tajo en el que confluyen los ríos Eresma y Clamores, el barrio judío o el cerco amurallado que rodea la población.

Y, cómo no, ciudad de figones y mesones por excelencia, Segovia invita degustar sus asados al horno –especialmente, el cochinillo o el cordero lechal–, la sopa castellana –imprescindible en el menú si la ruta se realiza en pleno invierno–, los guisos de caza o las truchas del vecino Valsaín.

Se trata de un pequeño pueblo, perteneciente al Real Sitio de San Ildefonso, al que se llega tras completar 15 kilómetros por la carretera CL-601. En él, merece la pena conocer las ruinas del palacio encargado construir por Enrique III de Castilla o sus zonas de pinos silvestres, “culpables” de que la localidad adquiriese fama por su industria maderera.

Real Sitio de San Ildefonso

Tras dejar atrás la pradera de Navalhorno, y continuando por la CL-601, en apenas 10 minutos se llega al Real Sitio de San Ildefonso, municipio popularmente conocido como La Granja y cuyos orígenes se remontan al reinado de Enrique IV. Posteriormente, Felipe V adquirió la granja agrícola –de ahí el nombre– que los Reyes Católicos donaron a los monjes jerónimos y ordenó construir en su emplazamiento el actual Palacio Real y sus amplios y bellos jardines. Después de visitarlos, y si el recorrido coincide con la hora del almuerzo, lo más indicado es saborear los típicos judiones de La Granja.

El encanto de Pedraza

Aunque si de lo que se trata es de comer, otra interesante opción es hacerlo en Pedraza, villa a la que se llega en una hora por las carreteras CL-601 y N-110. Esta localidad medieval, una de las más bellas de nuestro país, es famosa por su fortaleza, denominada Castillo Museo Ignacio de Zuloaga en honor al famoso pintor, quien adquirió la edificación en 1926, si bien la misma data del siglo XIV.

Viajes en moto por Pedraza (B. Valadés)

En esta población también destaca su Plaza Mayor, con palacios y casonas de los siglos XVI y XVII y escenario de los denominados Conciertos de las Velas, organizados por la Fundación Villa de Pedraza los dos primeros sábados del mes de julio. Además, en el centro de la localidad es posible dar cuenta de la gastronomía local y, si así de desea, pernoctar en uno de sus hoteles o casas rurales.

Viajes en moto: Sepúlveda

Más al norte, a 25 kilómetros por la carretera SG-V-2322, nos espera Sepúlveda, otro de los municipios segovianos con “sabor” gracias a figones como los ubicados en la calle Lope Tablada de Diego. Con unos orígenes que datan de la Edad de Hierro, esta localidad posee un casco antiguo cautivador –declarado Conjunto Histórico-Artístico– y entre su patrimonio cultural cabe resaltar el castillo de Fernán González, la iglesia románica de El Salvador –la más antigua de la provincia de Segovia–, los restos de la muralla (siglo X) o la Casa de los Proaño.

En las proximidades de Sepúlveda es aconsejable acercarse al castillo gótico-mudéjar de Castilnovo. De titularidad privada, está rodeado de un poblado bosque de encinas, álamos, chopos y sabinas y, según la leyenda, en él estuvo recluida Juana la Loca tras la muerte de su marido, Felipe I el Hermoso.

Hacia las Hoces del río Duratón

Tras la visita a Sepúlveda, aguardan las esperadas Hoces del río Duratón. Y aunque la población se encuentra a las puertas del Parque Natural, lo más indicado es dar un rodeo por la carretera SG-241 hasta Castrillo de Sepúlveda y Villaseca, balcón de nuestro ansiado destino.

Después de continuar por una pista sin asfaltar, la moto debe dejarse en un aparcamiento y seguir a pie hasta la ermita románica de San Frutos (siglo XII), en la parte alta de una de las curvas más cerradas que describe el río Duratón. Un paraíso para “desconectar” y disfrutar del vuelo de las aves antes de volver al asfalto.

Aquellos que deseen planificar su visita a tan idílico paraje y realizar senderismo o piragüismo, deben dirigirse antes a la Casa del Parque Natural de las Hoces del río Duratón, ubicada en la villa de Sepúlveda.

 

También te puede interesar:

Viajes en moto: Vía de la Plata por Castilla y León

¿Cómo poner tu moto a punto para un viaje?

 

One Response to Viajes en moto: ruta de las Hoces del río Duratón

  1. […] Viajes en moto: ruta de las Hoces del río Duratón […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *