La DGT impulsa medidas para vehículos sin seguro

Comentarios (0) Noticias Seguros

La “Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor” obliga a contratar una póliza que cubra los daños personales y materiales que puedan producirse en caso de accidente. De los dos millones de vehículos sin seguro, se estima que son más de 200.000 las motos circulan sin asegurar por las carreteras españolas.

vehículos sin seguro (iStock)

Desde Xenasegur, especialistas en seguros de moto y quad para corredores y mediadores, mostramos nuestra preocupación por el elevado número de vehículos sin seguro que circulan por la red viaria de nuestro país.

En su artículo 1, la “Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor” deja claro que “el conductor de vehículos a motor es responsable, en virtud del riesgo creado por la conducción de estos, de los daños causados a las personas o los bienes con motivo de la circulación”.

Y en su artículo 2, la citada norma especifica que “todo propietario de vehículos a motor que tenga su estacionamiento habitual en España estará obligado a suscribir y mantener en vigor un contrato de seguro, por cada vehículo del que sea titular, que cubra, hasta la cuantía de los límites del aseguramiento obligatorio, la responsabilidad civil a que se refiere el artículo 1”.

De no cumplir este requisito indispensable, el artículo 3 de la ley establece “la prohibición de circulación por territorio nacional de los vehículos no asegurados” y “el depósito o precinto público o domiciliario del vehículo, con cargo a su propietario, mientras no sea concertado el seguro”.

 

Dos millones de vehículos sin seguro

Pero, a pesar de lo reflejado por la norma, se estima que, aproximadamente, en torno a dos millones de vehículos sin seguro circulan por las carreteras españolas. Por ello, la Dirección General de Tráfico (DGT) está comprobando, a través de medios automatizados y de monitorización, qué vehículos sin asegurar transitan por el territorio nacional. Y además hace hincapié en que es obligatorio suscribir una póliza para responder pecuniariamente de los posibles daños materiales y personales que puedan producirse en caso de accidente. En definitiva, con dicha iniciativa se la DGT pretende que todos los vehículos sin seguro suscriban la póliza correspondiente.

Además, los propietarios de vehículos sin esta cobertura dan muestras de insolidaridad, sobre todo si se tiene en cuenta que aquellos que sí han suscrito una póliza pagan un recargo de 3,5 euros que se destina al Consorcio de Compensación de Seguros, encargado de responder, precisamente, de los daños ocasionados por los vehículos sin seguro. Dicho de otra manera, quienes no cuentan con una póliza de responsabilidad civil cargan al resto de ciudadanos los daños e indemnizaciones que pudieran ocasionar.

 

Inmovilización, depósito y sanciones

Como hemos comentado anteriormente, los propietarios de vehículos sin seguro se enfrentan a la inmovilización y depósito de los mismos. En dicho supuesto, la ley contempla un periodo de un mes, “que, en caso de reincidencia, será de tres meses y en el supuesto de quebrantamiento del depósito o precinto será de un año; y deberá demostrarse, para levantar dicho depósito o precinto, que se dispone del seguro correspondiente. Los gastos que se originen como consecuencia del depósito o precinto del vehículo serán por cuenta del propietario, que deberá abonarlos o garantizar su pago como requisito previo a la devolución del vehículo”.

Junto a estas medidas, el incumplimiento de la obligación de asegurarse determinaráuna sanción pecuniaria de 601 a 3.005 euros de multa, graduada según que el vehículo circulase o no, su categoría, el servicio que preste, la gravedad del perjuicio causado, en su caso, la duración de la falta de aseguramiento y la reiteración de la misma infracción”.

En relación a las sanciones económicas, la DGT precisa que son de 1.000 euros para los ciclomotores y de 1.250 euros en el caso de las motos. En mayor cuantía, ascienden a 1.500 y 2.800 euros para los turismos y los camiones, respectivamente. En 2015 se tramitaron alrededor de 50.000 denuncias por circular sin seguro.

 

La renovación del parque móvil, asignatura pendiente

Consultados por Xenasegur, los responsables de la Asociación Nacional de Empresas del Sector de Dos Ruedas (Anesdor) no han podido precisar oficialmente el número de ciclomotores y motocicletas que circulan en nuestro país sin el seguro de responsabilidad civil. Pero, de mantenerse las cifras aportadas por distintos estudios en los últimos años, el mismo superaría las 200.000 unidades.

A falta de concretar dicho dato, en Anesdor coinciden con la DGT en que es necesario rejuvenecer el parque móvil, ya que, cuantos más años tienen los vehículos, mayor es el riesgo de sufrir un accidente. En este sentido, los últimos informes de la DGT confirman que los coches que superan los 10 años de antigüedad son más vulnerables a los siniestros y que las consecuencias para sus ocupantes son más graves.

En el caso del parque móvil de motocicletas, José María Riaño, Secretario General de Anesdor, ha confirmado a Xenasegur que: “la edad media en nuestro país se sitúa en 14,7 años; en concreto, el 69 por ciento del parque tiene más de siete años de antigüedad. Y por lo que respecta a la edad media de las motos implicadas en accidentes de tráfico, se sitúa en 12,5 años”.

Estas cifras suponen un problema desde el punto de vista de la seguridad vial y también en lo relativo al medio ambiente. Desde Anesdor, reclamamos medidas concretas a la Administración que contribuyan al rejuvenecimiento del parque, como, por ejemplo, la revisión del marco fiscal que se aplica a las motos. Con el sistema actual, algunas soportan una carga impositiva máxima de más del 40 por ciento durante la primera matriculación. Sin duda, un marco impositivo más equitativo incentivaría la adquisición de vehículos nuevos”, concluye Riaño.

 

Las matriculaciones continúan al alza

A pesar de las trabas señaladas por el Secretario General de Anesdor, y que el mercado de las dos ruedas, a diferencia del automovilístico, no cuenta con ayudas públicas para la adquisición de vehículos nuevos, las matriculaciones de motocicletas en España continúan su senda alcista.

Así, durante el pasado mes se vendieron 9.047 motos en nuestro país, cifra que supone un incremento del 32,1 por ciento en relación al mismo periodo de 2015. Se trata del mejor dato de un mes de febrero desde 2010 y, junto a las ventas de enero, permite contabilizar 17.684 matriculaciones en los dos primeros meses de 2016, un 29,7 por ciento más que en el año anterior.

Junto a las motos, también cabe destacar el aumento de las ventas de los vehículos de la categoría L (triciclos y cuadriciclos), cuyas entregas en febrero fueron de 417 unidades, lo que supone un incremento del 20,5 por ciento. En lo que llevamos de año, se han matriculado 783 unidades, un 21,2 por ciento más que en 2015.

Por segmentos, los scooters siguen siendo los modelos más demandados por los usuarios, como lo demuestran las 5.330 matriculaciones registradas en febrero (+ 59 por ciento). Según Anesdor, dicha cifra evidencia que este tipo de vehículo es la opción de movilidad preferida por miles de usuarios para sus desplazamientos diarios, sobre todo en las grandes ciudades.

Igualmente, las 3.147 unidades matriculadas permiten que las motos de carretera experimenten un notable crecimiento (+ 35 por ciento) respecto al mes de febrero de 2015, mientras que el de los modelos de campo es menos pronunciado: un 6 por ciento tras contabilizar 546 entregas.

Para José María Riaño, “este aumento de las ventas demuestra los sólidos cimientos en que se asienta la recuperación del mercado de las dos ruedas. Sin embargo, cabe apuntar que también deriva del contexto meteorológico: el invierno poco lluvioso que hemos atravesado ha favorecido un incremento de las matriculaciones en meses que, habitualmente, son menos propicios para la venta de motos”.

En el polo opuesto, los ciclomotores siguen presentando valores negativos. Sus ventas en febrero se situaron en 974 unidades, lo cual supone un descenso del 9,7 por ciento. Si sumamos las entregas de enero, los 1.957 ciclomotores matriculados hasta la fecha representan una caída del 3,9 por ciento en comparación con los dos primeros meses del año pasado.

 

Cataluña, Andalucía y Madrid lideran las ventas

Por comunidades autónomas, Cataluña es la que mayor número de matriculaciones contabilizó en febrero; concretamente, 2.663 unidades, cifra que supone una cuota de mercado del 29,4 por ciento, más del doble que la registrada en Madrid, que, con unas ventas de 1.085 unidades (12 por ciento), se sitúa en el tercer lugar del “ranking”. El segundo es para Andalucía gracias a las 1.740 matriculaciones contabilizadas en la región y que representan una cuota del 19,2 por ciento.

Otro dato positivo es que en todas las comunidades y ciudades autónomas se incrementaron las ventas durante el mes de febrero, con porcentajes muy significativos en Asturias (89,5 por ciento), Navarra (58,3 por ciento) o Cantabria (50 por ciento). En el polo opuesto, pese al aumento de ventas registrado en enero, La Rioja presenta un descenso del 1,6 por ciento en el acumulado del año.

También te puede interesar:

Radiografía del seguro de moto en España

Seguro de moto: todo riego versus terceros

Mercado de las motos: buenas perspectivas para 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *