ABS para motos: todo lo que necesitas saber

Comentarios (0) Noticias Seguros

Gracias a la normativa Euro 4, los fabricantes comercializan motos y scooters más respetuosos con el medio ambiente. Y no sólo eso: con unos mayores estándares de seguridad al estar obligados a equipar sistema de frenada combinada (CBS) o de antibloqueo de frenos (ABS) en función de su cilindrada. En este artículo despejamos tus dudas sobre el ABS para motos.

ABS para motos

Con la entrada en vigor de la normativa Euro 4,  se pretende una reducción de las emisiones contaminantes, reforzar la seguridad de los motoristas al obligar que los nuevos modelos, en función de su cilindrada, equipen un sistema de frenada combinada (CBS) o de antibloqueo de frenos (ABS).

En 1992, la Unión Europea (UE) comenzó a regular las emisiones contaminantes de los automóviles con la normativa Euro 1, que, bajo la misma denominación, empezó a aplicarse al sector de las dos ruedas en 1999. En el caso de este último, en enero de 2016 entró en vigor la restrictiva Euro 4, que reduce aún más los niveles de monóxidos de carbono (CO), hidrocarburos (THC) y óxidos de nitrógeno (NOx).

Lógicamente, a través de la Euro 4 se pretende que las motos y los scooters sean cada vez más eficientes, contribuyendo así a generar entornos más habitables y sostenibles. Pero, más allá del riguroso control de sus emisiones contaminantes, la normativa europea persigue que dichos vehículos también sean más seguros al obligar a los fabricantes a incluir en ellos un sistema de frenada combinada (CBS) –también denominado de frenada integral– o de antibloqueo de frenos (ABS).

En concreto, los nuevos modelos dotados de motores de hasta 125 cc deben montar el sistema CBS de serie, mientras que por encima de esa cilindrada están obligados a equipar ABS para motos.

 

Reducción de accidentes con ABS

Sobre la contribución del ABS para motos a la seguridad de los motoristas, encontrarás información detallada en el artículo “La obligatoriedad del ABS en la UE y en España”. Para que te hagas una idea de su importancia, se estima que si todo el parque español de motos y scooters estuviese dotado de este sistema podría reducirse hasta casi en un centenar el número de fallecidos en la red viaria de nuestro país. Y no sólo eso: también se evitaría que entre 500 y 700 motoristas resultasen heridos graves tras sufrir un accidente.

Extrapoladas al ámbito europeo, dichas cifras son, obviamente, más relevantes. En concreto, un informe estima que el sistema ABS podría prevenir el 38 por ciento de los accidentes de motoristas que se saldan con lesiones físicas y casi la mitad de los que causan heridos graves o fallecidos.

 

Funcionamiento del ABS para motos

Asociado al sistema de frenado tradicional, el ABS para motos se basa en una bomba que se incorpora al circuito de líquido de frenos y en unos sensores que controlan el giro de las ruedas del vehículo. Si las revoluciones de éstas se redujesen bruscamente en una frenada, el dispositivo lo detectaría e interpretaría que podría materializarse un bloqueo antes de la que la moto o el scooter se detuviese por completo.

De ser así, podría dar lugar a la caída del motorista o el vuelco del vehículo. Pero al entrar en funcionamiento el ABS para motos, el sistema impediría el bloqueo de las ruedas y garantizaría una frenada más corta, homogénea y segura. Para que ello sea así, los sensores del ABS monitorizan continuamente la probabilidad de bloqueo y, si es necesario, la unidad hidráulica del sistema reduce la presión del freno.

Según el autoclub alemán ADAC, gracias al ABS es posible reducir la distancia de frenado un 25 por ciento cuando se circula a 100 kilómetros por hora. Y, además, el sistema refuerza la estabilidad de la moto en la frenada, evitando así la caída de los motoristas –sobre todo, en superficies mojadas–.

 

Un sistema en continua evolución

En la actualidad, algunos fabricantes ofrecen la posibilidad de incluir el denominado ABS Pro. Se trata de un control de estabilidad que posee unos sensores que verifican distintos parámetros de la dinámica de la moto. En concreto, funcionando en sintonía con el ABS o actuando sobre el par de giro del motor, la electrónica posibilita optimizar la frenada y mejorar la estabilidad del vehículo en situaciones críticas.

De manera especial, la adopción del ABS Pro se hace notar al circular en carreteras deslizantes –ayudando a que la rueda de tracción no pierda adherencia–, en frenadas fuertes en curva –evitando, entre otras situaciones, la pérdida de la trayectoria o una caída si se actúa sobre los frenos con demasiada contundencia– o al acelerar bruscamente –impidiendo que se levante la rueda delantera y se produzca un “caballito” o “wheelie”–.

Permanece atento al blog de Xenasegur si te interesan estos temas, ya que en el artículo de la próxima semana hablaremos del CBS para motos.

También te puede interesar:

Elementos de seguridad activa y pasiva de la moto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *