Pasajero en moto: consejos para viajar de forma segura

Comentarios (0) Consejos Xenasegur

Si vas a ir de pasajero en moto, toma nota de las siguientes recomendaciones para no desestabilizar el vehículo durante el viaje y comunicarte de forma segura con el piloto a lo largo del recorrido.

Medium

Desde Xenasegur, especialistas en seguros de moto y quad para corredores y mediadores, fomentamos los desplazamientos en moto a través de consejos y una sección específica dedicada a rutas en moto. En esta ocasión, nos ocupamos de la figura del acompañante con el objetivo de contribuir a que circules de manera segura.

Sin duda, viajar en moto es un placer que, en muchas ocasiones, se realiza en compañía. Y dentro de la literatura motera existen numerosos artículos que abordan cuestiones relacionadas con los viajes sobre dos ruedas. Sin ir más lejos, en el blog de Xenasegur encontraréis consejos relativos a la puesta a punto de la motocicleta antes de emprender un recorrido de larga distancia o el equipamiento –fundamental independientemente de la época del año–, así como propuestas de rutas para conocer tanto nuestro país como enclaves europeos o estadounidenses.

Una literatura, por cierto, enfocada generalmente al motorista. Pero, ¿qué sucede con el acompañante? Porque el tradicionalmente conocido como “paquete” también cuenta y, como se suele decir, nadie nace sabiendo. En el caso de que se inicien en el apasionante mundo del mototurismo, debemos analizar si nuestro acompañante posee las suficientes nociones para preparar el viaje; si sabe de qué manera debe subir o bajar de la moto o cuál ha de ser su comportamiento encima del vehículo durante la ruta.

 

Los preparativos para el pasajero en moto

Al igual que el piloto, el que viaja como pasajero en moto ha de conceder una gran importancia a la equipación. Como hemos comentado en anteriores artículos, para viajar lo más indicado es un casco modular o integral. Asimismo, es aconsejable adquirir un conjunto de traje y pantalón con protecciones, forro térmico desmontable, membrana impermeable y, no menos relevante, bolsillos exteriores.

En relación a estos últimos, el “paquete” puede ser de gran ayuda durante el viaje y conviene que lleve a mano tarjeta de crédito o dinero en efectivo para pagar en un peaje o en una gasolinera, el teléfono móvil por si fuese necesario comunicar alguna urgencia o avería y una cámara compacta si desea inmortalizar la ruta a través de fotografías o vídeos. Esta última acción debe llevarla a cabo de tal forma que no obstaculice los movimientos o la visión del motorista ni ponga en peligro al resto de usuarios de la vía. Para ello, debe asegurarse de pasar la correa del dispositivo por la mano hasta la muñeca, de tal forma que el mismo no pueda soltarse en marcha. Al respecto, una buena alternativa es fijar una cámara específica en el casco.

Ya que nos referimos a las manos, el equipamiento ha de completarse con guantes y, por último, botas, ambos complementos con protecciones; en el caso del calzado, el de tipo “touring” es el más idóneo para viajar.

 

Cómo subir a la moto

Una vez equipados, llega la hora de ponerse en marcha. Antes de subirse a la moto, el acompañante debe esperar a que el piloto esté preparado –con la caja de cambios en punto muerto y la pata de cabra extendida con el fin de evitar que el vehículo se desestabilice cuando el pasajero acceda al vehículo– y le indique en qué momento puede realizar dicha operación.

Por lo general, la misma ha de realizarse siempre por el mismo lateral: el izquierdo. Una vez que el conductor dé su visto bueno, el acompañante colocará su pie izquierdo en la estribera de la moto, una mano en el hombro del piloto y la otra sobre el “top case” o el hombro derecho de su compañero de viaje si el vehículo no dispusiese de baúl trasero. Después de pasar la pierna derecha por encima del asiento y apoyar el pie sobre el estribo de ese lado, el pasajero deberá sujetarse a los asideros de la motocicleta e indicar al piloto que ya puede iniciar la marcha, bien a través del intercomunicador del casco o mediante una palmadita en el hombro.

 

Durante el viaje

En ruta, el acompañante tiene que “dejarse llevar” para garantizar que su eje de simetría corporal coincida en todo momento con el de la moto. Si el piloto inclina la motocicleta al abordar una curva, el pasajero no ha de forzar la “tumbada”. Y tampoco adoptar una postura erguida o vertical ni inclinarse hacia el lado contrario. Es de suma importancia que viaje relajado y en perfecta sintonía con el conductor, puesto que cualquier movimiento “desacompasado” podría acabar con ambos en el suelo.

Otro consejo a tener en cuenta es viajar con la cabeza ligeramente ladeada. De esta forma, el acompañante podrá ver cuanto sucede en la carretera y anticiparse, por ejemplo, a una frenada o reducción brusca de la velocidad. En una situación así, deberá agarrarse con mayor fuerza a los asideros y evitar que su cuerpo suponga un peso añadido para el piloto o golpear con su casco al del conductor.

Igualmente, durante el viaje es posible que el “paquete” tenga necesidad de estirar las piernas –algo lógico, por otra parte, en trayectos de largo recorrido–. En marcha, si retira los pies de las estriberas ha de tener cuidado de no apoyar el calzado sobre los escapes. De hacerlo, lo más probable es que el calor estropee la suela de sus botas, que, a su vez, ocasionará unas manchas sobre el cromado difíciles de eliminar.

 

Señales más frecuentes

Habitualmente, los mototuristas suelen viajar con cascos dotados de intercomunicadores integrados. Con esta solución tecnológica es más sencillo comentar la ruta o solicitar al piloto que realice una parada en una estación de servicio para dar un paseo y desentumecer las piernas, tomar un refresco, etc.

Pero hay ocasiones en las que los intercomunicadores pueden fallar o, simple y llanamente, que piloto y acompañante carezcan de ellos. En situaciones así, ¿cómo debe comunicarse el pasajero con el conductor? Pues, lógicamente, mediante señales…

Lo suyo es que piloto y acompañante las practiquen antes de iniciar la ruta para que el segundo se familiarice con ellas. En cuanto a las más comunes, podríamos resumir las siguientes:

Si el conductor muestra su dedo pulgar hacia arriba, está preguntando al “paquete” si todo está ok. De ser así, el pasajero debe responder con igual gesto. Por el contrario, un pulgar hacia abajo alertará al piloto de que algo no va bien y que es necesario realizar una parada.

-Si el acompañante considera que el conductor circula a un ritmo demasiado bajo, la extensión de su mano hacia adelante, con movimientos arriba y abajo, le indicará que incremente la velocidad.

-En el caso opuesto, extender la palma de la mano hacia abajo, con movimiento descendente, tiene como fin solicitar al piloto que aminore la velocidad.

-Por último, una mano en horizontal, simulando un corte, comunicará al conductor que es necesario realizar una parada para refrescarse, ir al baño, etc.

 

Cómo bajar de la moto

En ese caso, al igual que se ha hecho al subir a la motocicleta, el “paquete” no debe bajar del vehículo hasta que el piloto se lo indique. De no hacerle caso, puede desestabilizar la moto y provocar una caída. Ha de esperar, pues, a que el conductor sujete con firmeza el manillar, accione la maneta del freno y extienda la pata de cabra. A continuación, una palmada en la pierna o rodilla del acompañante le advertirá que puede apearse.

Para ello, se colocará erguidamente sobre los estribos y, apoyándose en los hombros del piloto, pasará la pierna derecha sobre el asiento hasta que el pie llegue al suelo. Si la motocicleta equipa “top case”, tendrá cuidado de no rozarlo con el calzado para evitar mancharlo o dañarlo.

 

También te puede interesar:

La importancia de la indumentaria al viajar en moto

¿Cómo poner tu moto a punto para un viaje?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blog para corredores de seguros

Sobre Xenasegur

Bienvenido al blog de Xenasegur, la agencia de suscripción especializada en mediación de seguros de moto y quad.

Categorías