La obligatoriedad del ABS en la UE y en España

Comentarios (1) Consejos Xenasegur

A partir del mes de enero de 2016, el sistema antibloqueo de frenos (ABS) será obligatorio por normativa europea en las motos con una cilindrada igual o superior a 125 c. c. La adopción de este dispositivo podría contribuir a evitar el 38 por ciento de los accidentes con lesiones físicas y el 48 por ciento de los que se saldan con heridos graves o fallecidos.

Imagen de una persona conduciendo una moto.

Desde Xenasegur, especialistas en seguros de moto y quad para corredores y mediadores, analizamos la importancia que tiene el sistema antibloqueo de frenos (ABS) para reducir la siniestralidad entre los motoristas. Merece la pena conocer las funciones de este dispositivo y cómo actúa en caso de una maniobra brusca o un impacto.

En la actualidad, cada vez es mayor el número de fabricantes de motocicletas y scooters que incorporan el ABS a sus modelos, ya sea de serie o como elemento opcional. Este sistema de seguridad será obligatorio por normativa europea, a partir de enero de 2016, en las motos homologadas con una cilindrada igual o superior a 125 c. c. Por debajo de este nivel, se exigirá la adopción de un sistema de frenada combinada.

Afortunadamente, la siniestralidad en el colectivo de usuarios de vehículos de dos ruedas descendió en nuestro país el pasado verano. Pero, como recuerda la Organización Mundial de la Salud (OMS), los motoristas, junto a ciclistas y peatones, han de ser considerados usuarios vulnerables de la vía pública. Por lo tanto, es de aplaudir que, entre otras soluciones e iniciativas, se incluyan sistemas como el ABS en el equipamiento de motos y scooters desde su fabricación.

 

La contribución del ABS a la seguridad vial

Según concluyen diversos estudios elaborados en el último lustro, la adopción del ABS contribuye notablemente a reforzar la seguridad de los motoristas. Así, por ejemplo, un informe revela que si todo el parque español de vehículos de dos ruedas estuviese dotado de este sistema, se podría reducir hasta casi en un centenar el número de fallecidos en nuestra red viaria, además de evitar que entre 500 y 700 motoristas resultasen heridos graves tras sufrir un accidente.

Por su parte, un estudio de ámbito europeo pone de manifiesto que el sistema ABS puede evitar el 38 por ciento de todos los accidentes con lesiones físicas y el 48 por ciento de los que se saldan con heridos graves o fallecidos.

Otro dato a tener en cuenta es el aportado por el motor club alemán ADAC. Según la entidad, gracias al ABS, la distancia necesaria de frenado se reduce de media un 25 por ciento cuando se circula a 100 kilómetros por hora. Además, el dispositivo refuerza la estabilidad de la moto en la frenada, evitando así caídas de los motoristas, sobre todo en superficies mojadas.

Al hilo de este último apunte, una encuesta revela que el 81 por ciento de los entrevistados considera que conducir en condiciones climáticas adversas, con lluvia, por ejemplo, es la tercera situación más peligrosa para su integridad. Por delante, se sitúan el exceso de velocidad (87 por ciento) y las distracciones al manillar (92 por ciento). Y, en ese supuesto, el 22 por ciento de los usuarios cree que frenar sobre asfalto mojado puede ocasionar una caída.

 

Cómo funciona el sistema antibloqueo de frenos

El ABS se asocia al sistema de frenado tradicional. Consiste en una bomba que se incorpora a los circuitos del líquido de frenos y en unos sensores que controlan el giro de las ruedas. Si las revoluciones de los neumáticos se reducen bruscamente en una frenada, el dispositivo lo detecta e interpreta que puede producirse un bloqueo de las ruedas sin que el vehículo se haya detenido.

Una situación así es especialmente peligrosa, ya que puede ocasionar la caída del motorista o el vuelco de la moto o scooter. El ABS impide el bloqueo de las ruedas y garantiza una frenada más corta, en distancia, homogénea y segura. De esta forma, el conductor puede frenar con más fuerza sin tener que preocuparse por sus consecuencias.

Los sensores de velocidad de las ruedas monitorean continuamente la probabilidad de bloqueo y, de ser necesario, la unidad hidráulica del ABS reduce la presión del freno. El motorista sabrá que el sistema se activa cuando la palanca o el pedal de freno vibran.

 

Aprender a utilizar el ABS

Por último, conviene recordar que, si bien hay quienes coinciden en que el ABS no requiere de ningún entrenamiento especial, es conveniente familiarizarse con su funcionamiento, ya que puede diferir en función del fabricante del sistema, los distintos modos de respuesta del dispositivo y la adaptación que de él haya realizado la marca de moto o scooter.

Al respecto, una buena opción es participar en un curso de conducción segura en unas instalaciones habilitadas para tal fin e impartido por una escuela solvente, cuyos profesionales asesorarán a los participantes, a través de clases teóricas y prácticas, sobre cómo sacarle el mayor provecho a este “ángel de la guarda”, denominado ABS.

También te puede interesar:

Las motos, cada vez más seguras

One Response to La obligatoriedad del ABS en la UE y en España

  1. […] para motos a la seguridad de los motoristas, encontrarás información detallada en el artículo “La obligatoriedad del ABS en la UE y en España”. Para que te hagas una idea de su importancia, se estima que si todo el parque español de motos y […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *