Equipaje en moto: cómo colocar la carga correctamente

Comentarios (0) Consejos Xenasegur, Motos, Xenasegur

Baúles traseros, maletas laterales, bolsas para el depósito… En el mercado existe una gran variedad de accesorios que facilitan los desplazamientos en moto. Pero, además, es preciso saber cómo colocar la carga y tener en cuenta una serie de cuestiones para realizar el viaje con seguridad.

Moto en la ciudad, como colocar tu equipaje en moto (Fotolia)

Desde Xenasegur, especialistas en seguros de moto y quad para corredores y mediadores, te recordamos cuáles son los accesorios más indicados para llevar equipaje en moto y qué debes tener en cuenta llegado el momento de distribuir la carga y ponerte en marcha.

A la hora realizar un desplazamiento en moto, conviene recordar que su capacidad de carga no es, ni mucho menos, la de un turismo, pero ello no significa que los vehículos de dos ruedas no sean indicados para “devorar” kilómetros. Muy al contrario, cada vez son más los aficionados que, solos o en compañía, se animan a realizar recorridos de larga distancia, ya sea como mototuristas a bordo de cómodos modelos “touring” o en calidad de aventureros a lomos de una “maxi-trail”.

Con el fin de facilitar el transporte de todo tipo de objetos, desde un equipo fotográfico hasta la ropa “de calle” que se vaya a utilizar en el destino, en el mercado existen numerosas propuestas que se ajustan a todos los gustos y presupuestos. A continuación las repasamos.

Baúles traseros

Entre los accesorios de carga más populares y recurrentes se encuentran los baúles traseros o “top cases”. Tanto en los concesionarios oficiales como en las tiendas especializadas se comercializan unidades con distintos volúmenes de carga, desde menos de 30 litros hasta los que superan los 50 litros. En el caso de estos últimos, son los más apropiados para trayectos de largo recorrido, sobre todo si se viaja acompañado, ya que permiten guardar dos cascos modulares o integrales.

A modo de baúl trasero, también se puede utilizar una bolsa para el sillín. Y, aunque menos recomendables, los soportes rígidos posibilitan transportar complementos como un saco de dormir. En este supuesto, se ha de verificar que la carga está correctamente anclada, ya que si durante la marcha se soltase un pulpo de sujeción, las consecuencias podrían ser graves.

Maletas laterales y alforjas

Junto a los baúles traseros, las maletas laterales son compañeras ideales para viajar al fin del mundo. Y si bien es posible comprar alforjas o bolsas blandas confeccionadas en piel, cordura o nailon, suelen estar más indicadas las rígidas o de aluminio –recomendación igualmente válida para los baúles traseros–, puesto que resisten mejor los golpes y las inclemencias del tiempo. En cualquier caso, la oferta es amplia y se comercializan maletas con una capacidad de carga que oscila entre 20 y 50 litros.

Bolsas para el depósito

Otra opción interesante para incrementar la capacidad de carga de una moto la representan las bolsas para el depósito de combustible. Se trata de un accesorio muy práctico, ya que suelen contar con una ventana transparente para colocar un mapa, un “tablet” o un “smartphone”, facilitando así realizar la ruta mediante cartografía tradicional o GPS. Y, una vez desmontadas, pueden utilizarse como una mochila convencional.

¿Cómo colocar el equipaje en moto?

Una vez repasados los principales accesorios que nos permitirán llevar buena parte de nuestras pertenencias, conviene tener en cuenta algunos consejos relativos a la colocación de la carga:

–Para comenzar, un buen hábito es doblar la ropa que se vaya a necesitar como si se fuese a guardar en los cajones del armario o de una cómoda. De esta forma, además de evitar que llegue arrugada y en mal estado al destino, nos aseguraremos de que ocupa el menor espacio posible.

–A continuación, conviene hacerse con unas cuantas bolsas de plástico para guardar la ropa doblada, el calzado, etc. De esta forma, evitaremos que nuestros complementos se ensucien en el compartimento de carga o que incluso lleguen a mojarse durante el trayecto. Al respecto, si bien los baúles traseros y las maletas laterales –modelos rígidos o de aluminio– suelen destacar por su impermeabilidad, podría ser que una pequeña filtración puede acabar empapando la carga.

–Antes de comenzar a cargar la moto, es muy importante saber qué peso podemos transportar y cuál es el máximo que puede llegar a soportar el vehículo con pasajeros y carga. Se debe verificar la capacidad del baúl trasero, las maletas, la bolsa del depósito, etc., y no sobrepasar el peso permitido.

–En relación al consejo anterior, el peso de las maletas laterales ha de ser similar. De lo contrario, pondríamos en peligro la estabilidad de la moto.

–Igualmente, conviene realizar un reparto razonable de todo cuanto transportemos, de tal forma que las cosas que vayamos a necesitar durante el viaje se encuentren más a mano. Al fondo de nuestros accesorios de transporte llevaremos los objetos más pesados y aquellos que sólo utilicemos en el destino.

–Continuando con el reparto de pesos y los objetos pesados, estos últimos también se pueden destinar a la bolsa del depósito, dejando los más livianos para el baúl trasero. De esta forma, se logrará que la moto sea más estable. Respecto a la bolsa para el depósito, debe estar colocada de tal forma que no afecte al manejo del vehículo ni interfiera en la visión de la instrumentación.

Una vez repartida la carga, se ha de comprobar que la misma queda bien sujeta en el interior de sus respectivos compartimentos o soportes y que éstos, a su vez, se han fijado correctamente a la moto.

–Llegados a este punto, teniendo en cuenta el sobrepeso de la moto y el número de kilómetros que tenemos por delante, es de vital importancia comprobar el estado y la presión de los neumáticos, en el caso de esta última aplicando las presiones recomendadas por el fabricante.

–Por último, antes de poner en práctica lo de “carretera y manta”, es igualmente aconsejable realizar unos kilómetros por los alrededores del punto de salida para asegurarse de que la moto es estable y, si fuese necesario, realizar los correspondientes ajustes en las suspensiones –principalmente en la trasera– a fin de evitar contratiempos durante el viaje.

 

También te puede interesar:

¿Cómo poner tu moto a punto para un viaje?

La importancia de la indumentaria al viajar en moto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blog para corredores de seguros

Sobre Xenasegur

Bienvenido al blog de Xenasegur, la agencia de suscripción especializada en mediación de seguros de moto y quad.

Categorías