Por qué un curso de conducción segura de moto

Comentarios Consejos Xenasegur

Gracias a los cursos de conducción segura, los motoristas noveles aprenden nociones teóricas y prácticas que les ayudarán a evitar situaciones de riesgo a los mandos de su moto o scooter. Asimismo, suponen una formación continua para los “veteranos” que deseen ampliar sus conocimientos y habilidades.

Pilotos sortean conos en una pista, durante un curso de conducción segura.
Desde Xenasegur, especialistas en seguros de moto y quad para corredores y mediadores, recordamos la importancia que tiene participar en cursos de conducción segura. Los especializados en scooters y motocicletas han experimentado una positiva evolución en los últimos años.

Hace apenas dos décadas, la mayoría de las clases se impartía en circuitos y estaba orientada a la conducción deportiva. Afortunadamente, el panorama ha cambiado y, en la actualidad, los usuarios pueden elegir distintas opciones de formación, desde la más básica, hasta la orientada a perfeccionar el manejo de la moto en pistas “off road”.

En esta ocasión, vamos a ocuparnos de los denominados cursos de conducción segura de moto, muy indicados para todo tipo de usuarios: desde los que se inician en el mundo de las dos ruedas, hasta aquellos que, aun siendo “veteranos”, desean enriquecer sus conocimientos y habilidades.

Respecto a los primeros, tal y como apunta Juan de Orduña, director de CSM Escuela de Conducción, muchos de ellos son usuarios habituales de automóvil que deciden “aparcar” su turismo y apostar por una alternativa de transporte más económica, eficiente y rápida para llegar a su destino.

Pero, el “salto” de las cuatro a las dos ruedas les demanda una preparación que no se puede tomar a la ligera. “Sin experiencia, lo mejor es que se pongan en manos de profesionales cualificados. De esta forma, adquieren una serie de conocimientos teóricos y prácticos que les ayudarán a desenvolverse con mayor soltura y seguridad en el siempre ‘agitado’ tráfico de las grandes ciudades”.

Además, frente a quienes sostienen que los cursos de conducción segura de moto solo deben realizarlos personas sin experiencia, De Orduña revela que el 90 por ciento de los motoristas que acuden a su escuela son usuarios que han recorrido muchos kilómetros. “A pesar de ello, desean seguir aprendiendo: quieren evitar errores de conducción, fallos propios por desconocimiento que, en muchas ocasiones, pueden derivar en una caída, con el consecuente riesgo de sufrir algún tipo de lesión”, señala.

 

Para conductores principiantes y experimentados

En el caso de CSM, sus jornadas comienzan con una clase teórica, imprescindible para que los alumnos adquieran nociones de seguridad: desde cómo equiparse correctamente, un apartado igual de importante que la conducción, hasta familiarizarse con el tipo de ejercicios que, posteriormente, llevarán a la práctica.

Los cursos se realizan en una pista dinámica acotada y son de lo más variado. Así, los alumnos aprenden a adoptar una correcta posición encima de la moto o scooter, detener su vehículo tanto en asfalto seco como en firme deslizante, cómo frenar en función de si está dotado de ABS o no, conducir sobre superficies bacheadas, girar correctamente en zonas con poco espacio de maniobrabilidad, trazar curvas, etc. Además, en función del tipo de curso y el nivel de los participantes, las prácticas pueden tener continuidad en tráfico real.

Como dice el refrán, nunca te acostarás sin saber una cosa más. Por lo tanto, los cursos de conducción segura son muy recomendables para iniciados y también para aquellos que “presumen” de ser excelentes conductores. Por experiencia, podemos afirmar que de una jornada de formación siempre se extraen nociones y conclusiones positivas, como lo demuestra, al finalizar, el elevado grado de satisfacción de los alumnos.

Así pues, al margen de vuestra experiencia, os animamos a tomar parte en un curso de conducción segura. Antes, lejos de dejaros “atrapar” por precios atractivos, lo mejor es que os informéis de la trayectoria de la escuela de formación. Por ejemplo, cuánto tiempo lleva dedicándose a la actividad y a qué colectivos ha impartido sus clases, en qué instalaciones tiene lugar el curso, las medidas que se toman para garantizar la seguridad de los inscritos, qué duración y tipo de clases y ejercicios contempla la jornada, etc.

 

 También te puede interesar: 

¿La crisis influye en la conducción?

2 Responses to Por qué un curso de conducción segura de moto

  1. […] de Formació 3.0 también se han detectado casos así y, tal y como explicamos en el artículo “Por qué un curso de conducción segura en moto”, para ponerles remedio lo más indicado es participar en jornadas de […]

  2. […] para aprovechar todo su potencial. En este apartado, tal y como aconsejamos en el post “Por qué un curso de conducción segura de moto”, tomar parte en una jornada de formación es esencial para aprender nociones que ayuden a los […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *